Al momento de comprar el caballo, se tienen en cuenta 6 factores principales, que son: la conexión, el propósitoel estado físico, el pedigrí , el generoel precio.

1. La conexión.

Conexión entre caballo y dueño. No tiene explicación.

Lo más importante siempre será que tú seas feliz con el animal, que lo montes y sientas esa amistad sincera, que lo tengas, y aunque nadie te esté mirando, tú seas feliz junto a él… sin embargo, esto solo es valido si estás comprando un caballo especial y personal para ti, pero si lo que buscas es un buen caballo reproductor, o un buen caballo de carga, o un galope especial… necesitas tener muy bien claro el propósito por el cual vas a comprar al animal.

2. El propósito

Todo depende de para qué quieres el caballo

Muchas personas cometen el error de obsesionarse del pedigrí, y le dan demasiada importancia a quien era el dueño anterior del caballo, etc. es decir, todo lo relacionado con el aspecto físico del caballo es lo único que les interesa, mientras que, otros le dan mucha importancia al precio.
Y esto no debe ser así ¿Por qué?
En cuanto al precio del caballo, esto no importa si tú le sabes sacar dinero, por ejemplo, al ser un buen reproductor… Si inviertes 100 millones y en 5 años le has sacado 500 millones en inseminación, publicidad, y además lo has usado… ¿No has ganado mucho? Entonces lo importante no sería el precio, sino, cuánto le puedes sacar a ese caballo… y eso depende es del propósito por el cual compras el caballo, pregúntate ¿Qué puedo hacer con este caballo? ¿A quién puedo revenderselo más caro? ¿Para qué lo quiero? ¿si necesito ese caballo en estos momentos o ya tengo otros caballos que hagan ese trabajo?
En cuanto al pedigrí del caballo, Todos queremos tener el mejor caballo y eso no lo vamos a discutir, pero si el caballo no lo quieres para presentarlo a eventos, o para competencia, sino que lo quieres es para hacer trabajos de carga o para un empleado ¿para qué quieres un caballo de fino, si solo con buscar un caballo joven, que esté saludable y joven puedes hacer mejor el trabajo? Entonces, el propósito del caballo definirá si lo compras o no, el precio y el pedigrí se mira después.
Cuando un caballo es para competencia, los factores a tener en cuenta son muchísimos y hablar de eso requiere todo un articulo especial para caballos de competencia, sin embargo, en resumen, “hay es que montarlo”no comas cuento de vídeos que muestran para vender, quizás el caballo era más joven en ese vídeo o no estaba lesionado para ese entonces, móntelo, póngale pruebas, obstáculos por el camino, no se confíe nunca en lo que dice el vendedor y allí es donde entra en juego el siguiente punto.

3. El estado físico del caballo

Depende de cómo esté el caballo, qué tan saludable, qué tan fuerte…

Nos referimos a todo lo que tiene que ver con la salud, la edad, la morfología, todo.
Aunque parezca imposible de creer, mucha gente ha comprado caballos enfermos y ni cuenta se dan! Otros han comprado caballos que son ciegos de un ojo, o que tienen nubes en los ojos!
Y es que ningún vendedor te va a decir “oh amigo, la razón por la que vendo el caballo es porque desde pequeño le metido más de 5 millones de pesos en veterinario, y le dan unos cólicos cada semana que eso parece que se fuera a morir“… nadie dice eso, lo que dicen es que “el caballo es una bestia formidable, que eso no pone problema por nada, que si no fuera porque necesita la plata no lo vendería… que, que pesar vender ese caballo tan bueno“… entonces la persona va, y compra semejante bestia que no le demora ni un año, y es gastar y gastar plata en veterinario.
El primer concejo es, lleve siempre a su veterinario con usted, hágale los exámenes, confié en la tecnología, por ahorrarse unos pesos en el veterinario, puede que gastes plata más después. Algunos caballos tienen una dentadura buena, y los revisas y quedas enamorado, pero en realidad eso están vueltos nada por dentro, y eso solo se puede ver con análisis y exámenes hechos por un profesional. Con solo observar si tiene los testículos completos o darle una paseada, no es suficiente, lleve a su veterinario.
El segundo concejo es, tenga paciencia, no compre de una, mire a ver la urgencia que tiene el dueño por venderlo, dígale que vuelve otro día o que lo llama más tarde, comience a decir que el caballo no le termina de convencer, búsquele defectos al caballo, esto hará que el dueño comience a rebajar, así que tenga paciencia antes de comprar y hágale todos los exámenes, no vaya a ser que, por andar de arrancado puedes comprar un mal caballo, y eso duele, duele en el bolsillo, y le duele en el orgullo a uno que le metan gato por liebre.

4. El pedigrí

La ascendencia del caballo es muy importante

Esto hoy en día es muy económico y fácil, con un análisis de la genética del caballo, lo tienes todo, eso no falla. Anteriormente se confiaba uno en averiguar la historia del caballo, y se le creía al dueño todo lo que decía, así la gente de dinero que tiene muchísimos caballos buenos vendía “a fuerza de verbo“, pues uno le creía todo porque como era rico, uno suponía que tenía caballos de un linaje puro, y “que lo uno, que lo otro” “que este es hijo de no se cuál caballo campeón de no se qué competencia” y la verdad es que no eran tan puros como uno creía, así que, no basta con ver quién era el dueño del caballo y creerle todo, hágale un examen de genética y verá usted la verdad del caballo, es cierto que, muchos rastrean el pedigrí en paginas oficiales, y que hoy en día es muy confiable todos estos registros debido a que el gobierno ha tomado cartas en el asunto, y no se puede falsificar ningún registro de estos, pero el ADN es el que no miente.

5. El genero del caballo

yegua

No es lo mismo comprar un caballo, que una yegua, no es lo mismo.
Una yegua que tiene malos pesones, o que le hace falta uno, le va a ser más difícil dar a mamar al potro, hay que ver si es primeriza o si ya ha parido anteriormente, averiguar cuántos ha parido, conocer los potros cómo están, hay que ver si es buena madre, si es que la quieres para reproducir obviamente, mientras que al caballo ya hay que revisarle los testículos, mirar la calidad del semen, etc.

6. El precio

El precio del caballo

El precio lo dejamos de último porque al final viene siendo una mezcla de todos los anteriores factores, y una puja entre el vendedor y el comprador, el vendedor va a exagerar la demanda del caballo, diciendo que muchas personas han venido a preguntar por el caballo pero que él no lo quiere vender, y es que, entre más rehusado esté la persona a venderlo, mayor será el precio, mientras que, entre más rehusado esté el comprador a comprarlo, menor será el precio.
En cuanto a que es una mezcla de los anteriores factores, es que si es una yegua, tiene sus precios, si es un caballo, tiene sus precios, si es un potro, tiene sus precios, si es reproductor o de competencia, tiene sus precios, si el caballo es viejo, tiene sus precios, si está joven tiene sus precios, si es de buen pedigrí, si está bueno de salud, si no tiene ninguna lesión, tiene sus precios. Así que el precio varia demasiado, lo importante como vendedor es saber jugar con la demanda del caballo, si en la región se pueden conseguir muchos caballos mejores que el que quiero vender, pues hay que bajarle el precio, pero si mi caballo es único en la región, hay que subirle al precio, y el comprador hace lo contrario, le dice que “en tal parte me dan un caballo parecido a este o más bueno que este, en tanto” o sea, tratar de decirle que hay más caballos, que puede comprar en otra parte.
En conclusión, comprar y vender caballos es una tarea para profesionales, déjate asesorar por diferentes amigos, no por uno solo, pues hay “amigos” que previamente pactan el caballo con el vendedor y luego van donde uno a que compre el caballo, así que hay muchos trucos baratos debajo de manga en esto de comprar y vender caballo, por esto, si vas a dedicarte a esto, lleva siempre tu veterinario, consulta varios asesores, y no te aceleres a comprar o a vender, y te irá bien.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí